para Sil...

sábado, enero 31, 2009 Edit This 2 Comments »
Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan. Y que en cambio, con las penas pasa al revés. Se achican. Tal vez lo que sucede, es que al compartir, lo que se dilata es el corazón. Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro. Mamerto Menapace

Ya nos vamos dando cuenta; cuantos más caparazones nos ponemos más endebles quedamos dentro de ellos, y un día quien sabe por que misterios de la ciencia, de la vida o de Dios esos caparazones desaparecen y quedamos en carne viva. Todo parece oscuro, hostil o imposible, nada más lejos. Es el comienzo de un nuevo amancer. Quizás debas llorar profundamente y también pedir S.O.S. Siempre estarán unos mates calientes par compartir desde el alma. Es tu oportunidad de achicar las penas compartiendolas. Será momento de acercar corazones, de cosechar todas esas horas que me oíste y me pusiste el hombro, de dejarte cuidar, de saberte querida, de hacer limonada con los limones que nos da la vida... yo te acompaño!!!!

2 comentarios:

Analía dijo...

A Sil... es de todo corazón Vos sabés cuándo y como encontrarme!!!

Sil dijo...

Hoy voy a encontrarte.
Tu teléfono va a sonar, y ahí estaré yo, oradando la piedra con mi lágrima tortuosa.
Trataré de ser irónica, para no empalagarte de tristezas..-